295x200.gif

Cubrebocas es la mejor herramienta para contener COVID-19: infectólogo


• En este momento México es el epicentro del mundo, con la tasa de positividad más alta, hasta que no se sitúe por debajo del 10%, la sociedad no puede estar tranquila, advirtió.

Chihuahua, Chih.- Alejandro Macías Hernández, especialista e investigador con gran presencia en redes sociodigitales sobre qué hacer ante la pandemia, participa en el programa Chihuahua Seguro, conducido por el gobernador Javier Corral.

El reconocido infectólogo Alejandro Macías Hernández indicó que en medio de la alta positividad de COVID-19 entre la población chihuahuense y el resto del país, la única manera de evitar contagios y contener la propagación es el uso de cubrebocas.

“Es lo que nos queda, y si no lo hacemos de esa manera, se nos va a ir por meses y meses y meses y no sé cuándo vaya a parar”, advirtió por medio de un enlace al programa Chihuahua Adelante, conducido por el gobernador Javier Corral Jurado.

Macías Hernández es un especialista e investigador con amplia experiencia en materia de enfermedades infectocontagiosas, y uno de los médicos más consultados en las redes sociodigitales, desde donde ha aportado su conocimiento y recomendaciones sobre qué hacer frente a la pandemia, a sus más de 303 mil seguidores en Facebook y más de 160 mil en Twitter.

Durante su participación señaló que la epidemia de COVID-19 aún no ha llegado a una etapa de estabilización en Chihuahua ni el país, por el contrario, sigue sumamente activa, como refleja la tasa de pacientes a quienes se les hace una prueba PCR y dan positivo.

“Por ejemplo, ahora en Nueva York donde ya pasó la oleada, tienen una cifra del 1% (de positividad) y nosotros en México estamos arriba del 50% en el global nacional, que quiere decir que todavía la epidemia está muy activa y nos falta un buen tiempo para salir de esto, no vamos a salir pronto”, comentó.

Ante ello, recalcó que lo más importante de todo es que el Gobierno del Estado de Chihuahua y la Federación generalicen el uso del cubrebocas, pues será “lo único que nos puede ayudar a aplanar esto, y más rápido, porque por más que hagamos las cosas por otro lado, no vamos a poder”.

No obstante señaló que no solo es responsabilidad del gobierno, sino de la ciudadanía, y para ello sería importante establecer la obligatoriedad de portar estos dispositivos a nivel de bandos, reglamentos y leyes.

“Mira el gobierno ha perdido también un poco el margen de maniobra, porque dado el tipo de economía que tiene México, mucha gente ya salió a trabajar y por más que le digas que no vaya a salir, pues sigue saliendo, está fastidiada, y creo que el consejo debe seguir siendo todavía que quien pueda quedarse en casa lo haga, y si deben salir, en este momento es extraordinariamente importante que use el cubrebocas o mascarilla”, explicó.

Mencionó que no importa si es fabricado en casa, pero no deben entrar sin él a espacios públicos cerrados como el transporte colectivo, tanto para evitar el contagio a otros como para protegerse: “en estos momentos, quien se suba al transporte público sin un cubrebocas, es una acción realmente irresponsable".

Sobre las acciones de los servicios de salud, llamó a que la prioridad sea, poder hacer más pruebas PCR y obtener los resultados lo más pronto posible, en lugar de que algunos laboratorios los reporten una semana después, ya que pierde la efectividad como medida para disminuir la transmisión.

“Mientras más rápido este la prueba y más pruebas podamos hacer, también es mejor. Si digamos, tenemos pruebas y estamos tanteando cuál es el porcentaje de las que están saliendo positivas, nos podemos dar una buena idea de qué tan activa está la cosa. Eso es mejor que decir hay tantas camas en terapia intensiva, ventiladores”, manifestó.

“Esa es la tasa reina para mí, y la que puedes ver de manera internacional que es la que te señala mejor cuál es la actividad del virus, podemos decir, yo creo sin temor a equivocarnos, que en este momento México es el epicentro del mundo, es si no la más alta del mundo, de las más altas del mundo”, agregó.

Alejandro Macías afirmó que hasta que la tasa de positividad no se sitúe por debajo del 10%, la sociedad no puede estar tranquila.

Ante ello, toda la población debe mantener la sana distancia, higiene de manos, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, así como utilizar el cubrebocas desde el puente de la nariz hasta la barbilla, y a los lados, las mejillas.

Observó que en los últimos dos meses se detectó que el coronavirus se transmite a larga distancia en espacios cerrados, y no importa si las personas están separadas entre sí a 5 ó 10 metros, con el tiempo te va a contagiar porque se queda en el aire.

“Eso es algo que ya es muy evidente por toda la literatura internacional de estudios de brotes, de ciencia básica, epidemiológicos. Si te metes en un banco u oficina tú no sabes quién tiene el virus, porque hay gente que ni siquiera tose y lo tiene, y que cuando habla en un celular lo está arrojando”, dijo.

En cuanto a las acciones que deben seguir las autoridades gubernamentales, aseguró que tendrían que volver a cerrar todo y dejar exclusivamente las actividades más elementales: “no puede ser que haya gimnasios abiertos, bares abiertos”.

Además, la exigencia del uso de cubrebocas debe partir desde el Gobierno Federal, las autoridades de Salud deben ser más insistentes, y el propio Presidente de la República tendría que estarse mostrando con uno, indicó.

Con relación a la reapertura de las clases presenciales para menores de 12 años, expuso que a nivel internacional se analizan los beneficios y consecuencias.

Entre ellas se advirtió que niñas y niños están dejando de aprender, que hay problemas familiares, y su desarrollo psicosocial se está retrasando, entonces “hay que ponerlo en una balanza”.

Para ello, sugirió, cuando regresen se tendrá que entrenarlas y entrenarlos en el uso del cubrebocas, al igual que al personal docente y diseñar protocolos de entrada y salida.

“Por fortuna los niños menores, digamos de primaria para abajo, transmiten muy poco la infección y se les transmite muy poco a ellos, entonces quizás tengamos que esperar con la secundaria, las preparatorias, las universidades, pero de entrada parece que vamos a tener que volver, a los niños de las primarias, a las escuelas”, comentó.

No obstante, se deberá prever que algunas actividades se hagan al exterior cuando sea posible, y que el uso del cubrebocas sea desde los 2 y 3 años de edad, pues “eso va a llegar para quedarse por algunos años mientras no existe una vacuna, pero es una prioridad regresarlos a las escuelas”.

215 vistas
Banner-digital-350x200px.gif
300x280-usalo (1).gif
350-x-200-px.gif