295x200.gif

Claman por ayuda para que María reciba atención Médica.




Cuauhtémoc, Chih. – La salud ha sido para María Murillo Blancarte, mujer de 63 años originaria de La Junta, un camino largo y duro, en el que tan sólo para obtener un diagnóstico tardó más de 4 años. Ahora, confirmado un tumor en el cerebro, la familia se encuentra sumamente preocupada al no tener la autorización para un pase que le permita ser operada por especialistas del IMSS en la ciudad de Torreón, Coahuila, por lo que claman ayuda de las autoridades de los diferentes gobiernos para que se destrabe el trámite, o bien pueda ser operada en alguna otra clínica de la entidad.



Manuela Murillo, hermana de María, relató que todo empezó hace más de 4 años, cuando inició con los primeros síntomas, unas fuertes migrañas prácticamente incapacitantes por lo que acudió a su clínica local del IMSS para atenderse.



En ese tiempo, María acudió a múltiples consultas y siempre era diagnosticada únicamente con migraña, por lo que se le resultaban calmantes y medicamentos para mitigar el dolor, pero lejos de mejorar, mes con mes los síntomas iban empeorando, al grado de afectar la visión y posteriormente el oído.



Manuela asegura qué en muchas ocasiones se le mandaron a realizar estudios, “pero la máquina nunca servía” y debido a ello un diagnóstico concreto se fue aplazando a lo largo de los meses y años.



Fue hasta los primeros días de marzo de este año 2020, cuando tuvieron acceso a los estudios mediante los cuales se le detectó un tumor de considerable tamaño en el lado izquierdo del cerebro, mismo que ya le afecta en gran medida la visión del ojo de ese lado y el oído.



Luego del esperado pero temible diagnóstico, pensaban que se diera una intervención inmediata por parte del personal médico del Instituto Mexicano del Seguro Social; sin embargo, la espera continúa, ahora por un pase que les permita ser atendidos por un especialista en un hospital de tercer nivel en la ciudad de Torreón, del vecino estado de Coahuila.



Se supone, dijo Manuela, que el 11 de septiembre obtendrían el anhelado pase para ser atendidos médicamente y que María pudiera ser operada, pero este nunca llegó.


Manuela manifestó: “ya estamos muy desesperados, mi hermana está sufriendo mucho, el dolor ya es insoportable, está teniendo problemas con su memoria, no ve ni escucha bien, y es muy triste verla en esa situación mientras esperamos una operación que puede mejorar su calidad de vida incluso salvarle la muerte pero no llega.



Esa desesperación los llevó buscar opciones en el sector privado, pero el presupuesto sale completamente de sus posibilidades; incluso han pensado en vender su propia casa. Indican que en el presupuesto más conservador el cirujano les cobraría 150 mil, más un mínimo de 100 mil por cuatro días cama, más lo que se acumule en extras como medicamentos o estudios imprevistos.



Con dificultad para hablar por la desesperación, Manuela señala que no saben qué hacer, porque es una cantidad de dinero que les es imposible juntar en la familia, sobre todo porque la operación es urgente y no pueden esperar muchos meses para recabar los recursos, es por ello que rogó que las autoridades la escuchen y le den una mejor opción.



Dijo que tan sólo un pase médico a Torreón podría marcar una gran diferencia para su hermana y toda su familia, sin embargo, argumentando el tema de la pandemia de covid-19, se lo siguen negando y no hay fecha qué les otorguen para que se resuelva el asunto.



Manuela dijo: “quiero hacer un llamado a los delegados del IMSS, directivos, funcionarios federales o de gobierno del Estado, para que intervengan y destraben ese trámite que le permita a mi hermana ser operada lo antes posibl, o bien, se le respete su derecho a la salud y se subroguen en los gastos para ser atendida en otra clínica, ya sea de gobierno del Estado o privada.

3,589 vistas
Banner-digital-350x200px.gif
300x280-usalo (1).gif
350-x-200-px.gif