295x200.gif

Trabaja FACIATEC con técnicas avanzadas para el cultivo de lechuga y tomate


Con la finalidad de enseñar a los estudiantes técnicas más eficientes en el cultivo de alimentos, sin la necesidad del suelo a través de soluciones minerales en ambientes controlados, investigadores de la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas de la UACH, mantienen en funcionamiento dos invernaderos en los que trabajan con cultivos hidropónicos de lechuga y tomate.

La Hidroponía, cuyo significado viene de la palabra “hidros” y que significa agua y “podos” cultivar, es un sistema de producción de alimentos cuyos primeros registros se remontan al año de 1627, este concepto consiste en producir alimentos sin necesidad de suelo y a través de soluciones minerales en ambientes controlados.

El investigador Jared Hernández Huerta, responsable del proyecto de cultivos hidropónicos en los invernaderos que se localizan en FACIATEC, aseguró que la finalidad no es sustituir las plantaciones intensivas o a campo abierto sino de brindar a las personas una forma alternativa para aquellos que deseen cultivar, principalmente hortalizas.

La variedad y alcance de los cultivos hidropónicos está aún por conocerse; sin embargo, y a pesar de los innumerables avances tecnológicos que han existido en la agricultura en los últimos 20 años, la hidroponia se encuentra enfocada principalmente en el desarrollo de hortalizas, explicó.

Además, se ha comprobado que los cultivos hidropónicos utilizan menor cantidad de agroquímicos, las condiciones de humedad relativa y temperatura se controlan de manera optimizada, el ciclo de producción es acelerado y las cosechas tienden a ser mayores que en campo abierto.

Es por ello que el maestro Hernández aseguró que, aunque normalmente los cultivos hidropónicos se establecen en los invernaderos, esto no puede ser un limitante, pues cualquier persona puede trabajar en su casa acondicionando un mini invernadero, pero siempre y cuando le proporcione a las plantas los nutrientes adecuados y necesarios para que crezcan los frutos que se buscan a través del uso de agua.

Mencionó que en la facultad lo más común que se produce son el tomate, pimiento y el pepino. Los estudiantes lo que hacen es colocar en una bolsa que contiene grava, arena, perlita o algún sustrato, que vienen siendo una sustancia inerte para que soporte y crezcan las raíces y los nutrientes necesarios para que se desarrollen a través del agua, es decir, la intención es cultivar una planta sin la necesidad de estar enterrada en el suelo.

En la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas se localizan dos invernaderos, el primero que es relativamente grande y en donde en ocasiones se producen productos como tomate, fresa y apio hidropónico, aunque en estos momentos ese lugar está destinando para la producción de estacas de árboles frutales.

El segundo invernadero, que es un poco más pequeño, es donde el maestro Jared lo dedica para el área de investigación. En este lugar se tienen experimentos relacionados con soluciones nutritivas aplicadas a diferentes cultivos para determinar la cantidad de nutrientes que la planta necesita para su crecimiento.

Hernández Huerta trabaja actualmente con la producción de lechuga y tomate que son los cultivos más comerciales y que los ciudadanos más demandan, es por ello que la venta de los productos hidropónicos puede significar un ingreso más elevado al comercializar las cosechas para un mercado interesado en consumo de alimentos frescos y con una calidad usualmente superior a la estándar.

#local

395 vistas
Banner-digital-350x200px.gif
300x280obras.gif
350-x-200-px.gif