295x200.gif

Abraham Peters, un apasionado por la historia


Cuauhtémoc, Chih.- Aspectos poco conocidos de la vida de los colonos de Meno Simmons y un recorrido fuera de serie es el que ofrece Abraham Peters, el único guía de turistas de los campos menonitas y un apasionado de la historia de su cultura.

Como la gran mayoría de los menonitas, Abraham vive del campo al sembrar sus tierras de cultivo, pero fue hace 13 años cuando un grupo de reporteros alemanes llegaron a su casa por casualidad para preguntar sobre sitios de interés que comenzó una de sus aficiones: el guiar a los visitantes.

Autorizado y reconocido como el único guía menonita en todo Chihuahua, Abraham se siente orgulloso de sus raíces y ha dedicado tiempo y esfuerzo a crear un archivo visual y documental de aspectos poco conocidos de su historia.

La tradición oral formó parte importante de su niñez, pero fue su empeño lo que hizo que este hombre atesore un cúmulo de información que con gusto comparte con quien lo visita o bien, pide sus servicios de manera formal al recorrer los campos menonitas.

Padres de Abraham/Fotografía: Cortesía

Su historia personal comienza en 1922 cuando sus padres, aún niños, llegaron a Cuauhtémoc en aquel histórico acuerdo con el gobierno mexicano para dar cobijo a los menonitas que siguiendo su religión evitaron a toda costa formar parte de una guerra en sus países de origen.

El pequeño Abraham, ávido de conocimiento, hacía incesantes preguntas a su padre Isidro Peters o a su madre Margaretha, pero la información era escasa y su curiosidad muy grande, así que comenzó a investigar sobre sus orígenes.

La llegada de los menonitas en 1922 es un aspecto ampliamente difundido, sin embargo muchos detalles han escapado a muchos historiadores o simplemente la gente no los tiene presentes.

Abraham Peters/Foto: Edna Martínez

Fueron 40 las familias que llegaron por primera vez a Cuauhtémoc en aquellos años, narra Abraham, se dividieron en dos grandes grupos unos fueron al norte en lo que hoy se conoce como el campo 7A y otros al sur para establecer el campo 1A.

Los años más difíciles para los recién llegados colonos estaban por comenzar, pues en estas tierras no existía nada, solo era un vasto campo en las llanuras de Chihuahua y entonces formaron los campamentos que con el paso del tiempo y por facilidad, la palabra degeneró hasta llegar al vocablo campo que hasta hoy se conoce para la división geográfica de los pueblos menonitas.

“Mucha gente piensa que el gobierno nos regaló las tierras y hasta se enojan”, explica Abraham, sin embargo existen documentos originales y en copia de la transacción que se hizo con el Gobierno Mexicano al venderles la superficie a razón de 20 dólares la hectárea hasta concretar 100 mil hectáreas para los nuevos moradores de Chihuahua.

Otro de los mitos que han permanecido sobre esta comunidad es que para mucha gente los menonitas no pagan impuestos, “esto es mentira. Cuando mis antepasados llegaron se firmó un acuerdo para que durante los siguientes cinco años hubiera libre importación con el objetivo de que pudieran traer sus pertenencias desde otros países sin pagar, pero a partir de 1927 pagamos como todo el mundo”.

La abuela de Abraham/Fotografía: cortesía

Sentado en un pequeño salón rodeado de fotografías y papeles antiguos, Abraham afirma que su cultura no se puede difundir a la ligera y es por ello que muchos menonitas son reservados al platicar acerca de ello, “no todos lo entienden, sería necesario dar un curso para enseñar el porqué de muchas cosas y no para todos”.

Pero esta vez, Abraham está decidido a platicar y explica a detalle las imágenes que cuelgan de sus paredes, por ejemplo ahí está la fotografía de Jacobo Wall, el primer menonita nacido en México y aunque no se sabe con exactitud si fue en el campamento norte o sur, él considera que probablemente fue en el sur.

Jacobo Wall, primer menonita nacido en México/fotografía: cortesía

Otro de los personajes importantes para su comunidad fue el Médico Francisco Barba, quien llegó a esta región en enero de 1937, es decir que de 1922 a esa fecha los menonitas no fueron atendidos por un galeno titulado, supliendo esta necesidad por colonos quienes aprendían de manera rudimentaria a curar a los enfermos, como lo hizo Jacobo Fher.

De sus paredes pende también un documento que lleva la insignia del Tercer Reich de Adolf Hitler. La historia de este papel se remonta a la llegada de uno de sus antecesores quien viajó a Canadá en 1876 desde Rusia por barco.

En la travesía, el menonita hace un acuerdo con el capitán para que lo traiga hasta América y una vez en Canadá trabaja en el pueblo de Quebec hasta lograr reunir una pequeña cantidad de dinero y así enviar una carta a sus familiares establecidos en Manitoba, en la que les pedía el auxilio para reunirse con ellos.

Una vez en Manitoba, contrae matrimonio y se une a los pioneros que vendrían a México en 1922, pero este hombre no tenía papel alguno de identidad debido a la premura de salir de Rusia y evitar así la guerra.

La incertidumbre de no tener papeles lo motiva a solicitar la nacionalidad alemana a través de una carta que finalmente recibe en México un 5 de Julio de 1939, documento que jamás utilizó para trámite alguno y únicamente se quedó como un recuerdo de aquella ardua travesía.

Acta de nacimiento de la época/ fotografía: cortesía

Abraham Peters posee un bagaje cultural e histórico de gran valor y con gusto comparte anécdotas, historia y pasión por su gente en recorridos guiados por los campos menonitas de Cuauhtémoc.

Para información turística

Abraham Peters B.

Campo 1-B Casa No. 45 Km. 15 Carr. a Carichi

Tel Casa 583-17-88 Cel 625-837-0937

#local

533 vistas
Banner-digital-350x200px.gif
300x280-unidad.gif
350x200px.gif