295x200.gif

Temblores serán cada vez más fuertes, advierte Protección Civil


Cuauhtémoc, Chih.- La falla de Río Grande que afecta al Estado de Chihuahua provocará que los temblores sean cada vez más fuertes y por ello la Unidad de Protección Civil emprenderá revisiones para asegurarse que las principales estructuras de las comunidades donde se han sentido los movimientos geológicos, informó Luis Fernando Rodríguez.

Explicó que los temblores son eventos ocasionados por el reacomodo de las placas tectónicas y en el caso de la región de Chihuahua, expertos consideran que la falla de Río Grande, es la responsable de los recientes movimientos.

Cuatro temblores con epicentro en esta zona y uno más registrado la mañana del viernes en la región de Parral.

Hace dos años, los especialistas en sismología pronosticaban que los temblores no sobrepasarían los 3.9 grados en la escala de Richter, sin embargo los más recientes han oscilado entre los 4 y 4.3 grados, en esta medición.

Lo anterior ha motivado revisiones en los principales edificios e infraestructura urbana donde se han sentido los temblores.

El Doctor en Geología Carlos García Gutiérrez, quien es un experto conocedor de la orografía de la región, explicó que el río Bravo es un parteaguas, porque marca la división y el punto de “choque” entre lo que fueron en el pasado, dos placas tectónicas continentales.

De este lado, la geografía es muy diferente a la del otro lado del río, porque aquí la corteza de la tierra formó grandes pliegues que dieron origen a las montañas. Aquí se produjo un vulcanismo tremendo y el tectonismo (son los movimientos de las placas de la tierra), que exprimieron todo el petróleo que pudo haber habido en otras eras geológicas. Y de paso, esa es la explicación de que en Texas, a pocos kilómetros del Bravo, existan pozos petroleros, mientras que de este lado del río no hay ni gota de hidrocarburos.

La diferencia entre las dos distintas orografías de un lado y otro del Bravo, se dio desde hace 150 millones de años -un breve lapso en tiempo geológico-, y no es casualidad que el río fluya precisamente por aquí, porque es una depresión que marca una frontera geográfica y es el camino natural que tenían que seguir los escurrimientos de agua de uno y otro lado.

La placa tectónica de este lado, se llama (o se llamó, porque ya no existe) Placa Farallón, y de ella sólo quedan dos fragmentos: uno es la conocida Placa de Cocos, tan famosa porque se menciona cada vez que hay sismos en la Ciudad de México, y que se extiende desde abajo de Oaxaca hasta Guerrero, Michoacán y Colima. Los movimientos colosales que provoca esta placa, son los que dan origen al cinturón volcánico del Istmo de Tehuantepec y el centro y sur del país.

El otro fragmento remanente de la placa Farallón, está en la región norte de los Estados Unidos y se llama Placa de San Juan de Fuca por el lado de la costa oeste, donde dio origen al monte Santa Elena y a la cadena de montes volcánicos que se conocen por el nombre genérico de “Las Cascadias”, denominación que se da también a la región de Cascadia, en California, Oregon y Washington.

#principal

2,079 vistas
Banner-digital-350x200px.gif
300x280-usalo (1).gif
350-x-200-px.gif